Fundacion para el Desarrollo Socioeconómico y Restauración Ambiental
Facebook Youtube Twitter
Selecciona un Informativo

Descargar Boletin informativo en formato PDF

Descargar Archivo Descargado 227 Veces

Compartir

1 - EDITORIAL, AVANCE EN LA RECONVERSIÓN DE LAS COMUNIDADES A ECOCOMUNIDADES
Roberto Rodríguez Sandoval, Director FUNDESYRAM

Desde 1999 la Fundación para el Desarrollo Socioeconómico y Restauración Ambiental – FUNDESYRAM, con el apoyo de HORIZONT3000, DKA, BSI, FIA, UE y otros cooperantes, asumió el reto de apoyar a las familias rurales y de sectores periurbanos, para que adquieran mejores niveles de vida, así como acompañar a las comunidades en la lucha contra la histórica exclusión de las familias, de los jóvenes de ambos sexos y las mujeres adultas en la zona occidental de El Salvador.

Dentro de este proceso de desarrollo del territorio, FUNDESYRAM promueve la solidaridad entre las personas, fortalece la participación organizada y la incidencia de la población en la lucha por el goce de sus derechos, en una región tradicionalmente administrada en forma extremadamente conservadora.

FUNDESYRAM promueve la autogestión en todos los procesos, en particular de la cooperación horizontal a través de la “Extensión Comunitaria”. Además, promueve el emprendedurismo, ha demeritado el enfoque asistencial tradicional al promover la soberanía y seguridad alimentaria con un enfoque agroecológico y todo ello para fomentar un ecodesarrollo sostenible, materializado en el concepto de Ecocomunidades, las cuales focalizan principalmente al ser humano como sujeto de desarrollo, propiciando espacios armoniosos entre las familias que mejoran la calidad de vida por medio del desarrollo económico, social y ambiental para contribuir a la reducción y adaptación al cambio climático.

En esta oportunidad, se quiere dar a conocer un poco la situación de las comunidades y el planteamiento teórico practico del que se parte, para la construcción de las Ecocomunidades.

La organización comunitaria en los territorios que apoya FUNDESYRAM está influenciada por diferentes factores, entre ellos tenemos, a). Debido a que esta región tiene raíces indígenas maya pipil posee una larga historia de lucha y represiones, la última y más conocida el etnocidio de 1932, en donde las comunidades sufrieron matanzas, hechos que han influido grandemente en su desarrollo y en cierta medida acrecentó el temor por organizarse.

Seguido por una prohibición de toda manifestación indígena (economía, costumbres, idioma, traje, nombres, ritos, etc.). b). El aprovechamiento de las organizaciones civiles o del estado y municipales de los niveles de pobreza, para sus objetivos sin propiciar una organización local que luche por sus derechos e incida para lograr su autodesarrollo en armonía con la naturaleza, c). Los grandes intereses económicos han trabajado porque las comunidades y la población en general, piensen y busquen solo mitigar sus necesidades presentes, sin pensar en las generaciones futuras, y por eso, han promovido el individualismo y la producción convencional de alimentos que destruye fuertemente el medio ambiente y las mismas personas. Producto de esto, y otros factores que nosotros no hemos detectado, ha traído como consecuencia la situación del país y en particular de la región occidental de El Salvador.

Salvador Arias en el Atlas de la pobreza y la Opulencia en El Salvador, 2011, manifiesta que un 20% de la población más pobre apenas recibe el 6,1% del ingreso, mientras el 20% de la población más rica percibe el 48% del ingreso, pero específicamente en la región occidental se calcula el ingreso per cápita diario entre US$ 1.16 a US$ 1.74.

Estas inequidades se reflejan en la inseguridad alimentaria traducida en la falta de alimentos registrada en el 2011 por el PMA en el Mapa del Hambre, el cual muestra que de 262 municipios solo existen 11 que tienen menos de 12% de desnutrición infantil (niños de 6 meses a 5 años), es decir, que el 95.8% de los municipios tienen problemas serios de desnutrición, pero se destacan 7 municipios con desnutrición superior a 38%, uno de estos es Tacuba en el Departamento de Ahuachapán con 41.3%; y para agravar la situación, más de un 95% de los alimentos producidos usan insumos altamente contaminantes que están dañando la salud humana y el ambiente. La insuficiente o inadecuada aplicación de políticas públicas nacionales y municipales relacionadas a la soberanía o seguridad alimentaria, impide entre otros que se desarrolle de manera ampliada la producción agroecológica sostenible de alimentos.

El cambio climático afecta los cultivos y los pocos medios de vida de la población dentro de los cuales está inmerso un alto porcentaje de la población juvenil que vive en la zona rural. “Entre 2009 y 2014, solamente durante un año (2013) no hubo impactos fuertes en el agro ya sea por lluvias excesivas o por sequías. Más allá de los eventos climáticos extremos, el aumento lento pero inexorable de la temperatura tiene enormes implicaciones para la agricultura de subsistencia (maíz y frijol), pues sus rendimientos tienden a reducirse a medida que aumenta la temperatura, previéndose reducciones significativas sobre todo en el corredor seco del cual forma parte Tacuba y el resto de los municipios donde tuvo influencia las acciones del proyecto, afectando la seguridad alimentaria y nutricional de la población”, adaptado según PRISMA y FIDA, 2015, El Salvador Evaluación Ambiental y de Cambio Climático. Esto se debe especialmente a que no existe un manejo de tierras con enfoque adecuado.

Al no recibir la atención adecuada el sector rural sigue siendo uno de los más importantes en expulsar mujeres y jóvenes a las ciudades principales del país y del extranjero. Las personas que salen del país, especialmente hacia los Estados Unidos, por su condición de ilegales y un bajo nivel de instrucción no pueden estar regresando periódicamente, esto fomenta la desintegración y genera una dependencia económica nociva de los familiares, ya que las remesas se traducen en consumismo y falta de productividad. Aun cuando los municipios de la región occidental de intervención no presentan grandes cuadros de emigración y no son altos receptores de remesas, ya que van desde el 4% en Nahuizalco al 18.6% en Jujutla; mientras que en el oriente de El Salvador solo el municipio de Concepción de Oriente el 63% de los hogares recibe las remesas.

Para la población en general es difícil sobrevivir, pero más duro es para las mujeres y jóvenes, el ISDEMU y la Asamblea Legislativa en Paso a Paso hacia la igualdad de Género en El Salvador publicado por el ISDEMU, reportan que la pobreza en las mujeres aumento del 34.4% en el 2007 al 39.7% en el 2008. En este sentido, la relatora especial de Naciones Unidas, declaró en su informe sobre la situación de las mujeres “que en El Salvador sufren una doble discriminación por ser mujeres y por ser pobres”. Situación que se agrava aún más en los sectores rurales y para los jóvenes de ambos sexos.

Los jóvenes entre 15 y 26 años, que constituyen dos terceras partes de la población total y un cuarto de la población económicamente activa (PEA), se encuentran particularmente afectados por este contexto de pobreza aparte de ser estigmatizados por las medidas de seguridad pública, al ser asociados con el fenómeno de las pandillas juveniles “maras”, expresión máxima del desarraigo social de los jóvenes. El 60% de los niños y adolescentes trabajadores pertenecen a la zona rural, donde existe una muy limitada oferta de formación (si bien la cobertura educativa a nivel nacional es superior al 90% de la población en edad escolar, en el área rural la deserción alcanza el 50% y el promedio de estudios es de cuatro años). Además, el 35% de los hogares con niños, adolescentes y jóvenes en su seno son monoparentales y de estos un 77% son liderados por mujeres.
En relación a la cultura, pese a que en unos casos los jóvenes logren algunos ingresos económicos, en general su condición de marginados se agudiza por los efectos de la transculturización y pérdida de identidad, lo cual es resultado directo del evento de 1932, lo cual produjo un excesivo temor en los pobladores que aún persiste en los abuelos (Nahuizalco), se empezó a visualizar que ser indígena era pecado y las nuevas generaciones huyen a que los tilden de indígenas; llevándoles a distanciarse de sus raíces culturales. También otro aspecto importante es que se están perdiendo recetas culinarias ancestrales, las cuales han sido cambiadas por comida chatarra.

Otra situación predominante la falta de acceso a los medios de comunicación , los cuales están parcializados y brindan la oportunidad de expresarse a quienes les conviene, la inexistencia de espacios adecuados para la orientación y la recreación, la violencia, la exclusión y la deficiente aplicación de políticas públicas a su favor (Encuesta Nacional de Juventud 2008). En 1995, se empieza a visibilizar a la juventud, y en algunos municipios se forman grupos juveniles dispersos más para realizar actividades deportivas y artísticas.

Para amortiguar estos problemas, en el departamento de Ahuachapán y Sonsonate, FUNDESYRAM y HORIZONT3000 vienen impulsando desde 1999 un proceso de desarrollo territorial con concertación y participación ciudadana al que se han insertado los y las jóvenes, las mujeres y los productores en la búsqueda de su propio desarrollo en el ámbito territorial. Pero desde más de 6 años se viene construyendo el concepto de Ecocomunidades, el cual es una forma particular de visualizar el desarrollo territorial en forma integrada, participativa y sostenible en tiempos de cambio climático.

Aceptando que el cambio climático, “es un cambio significativo y duradero de los patrones locales o globales del clima, las causas pueden ser naturales, como por ejemplo, variaciones en la energía que se recibe del Sol, erupciones volcánicas, circulación oceánica, procesos biológicos y otros, o puede ser causada por influencia antrópica (por las actividades humanas), como por ejemplo, a través de la emisión de CO2 y otros gases que atrapan calor, o alteración del uso de grandes extensiones de suelos que causan finalmente, un calentamiento global. Más detalles en ¿Qué es el Cambio Climático? y Causas del Cambio Climático” http://cambioclimaticoglobal.com/

Como FUNDESYRAM, entendemos por Ecocomunidades, a los agrupamientos humanos establecidos en una comunidad en relación intensa y solidaria entre ellos/as y la naturaleza, para lograr el desarrollo de sus sistemas de producción y de vida en forma agroecológica sostenible, inclusiva y democrática; que permita lograr la soberanía o seguridad alimentaria y económica, y provean además servicios ecosistémicos para la comunidad, el municipio y el planeta.

Por agroecología, como el abordaje integrado y sustentable del desarrollo de los activos económicos, sociales, culturales, físicos y ambientales, siguiendo los principios de la naturaleza. Y como agricultura orgánica, la que promueve el manejo de los sistemas de producción y de vida, fundamentada en los saberes y semillas locales, prácticas y tecnologías no contaminantes (sin usar químicos de síntesis) para la producción, comercialización y consumo de alimentos sanos en función de la soberanía alimentaria y desarrollo sostenible de los territorios”.

Hasta la fecha dentro del enfoque de Ecocomunidades, se han dado pasos importantes en el ámbito comunitario, especialmente en el fortalecimiento e integralidad de las acciones, para que actúen en pro del desarrollo integrado de sus pobladores/as en lo social, económico, ambiental y cultural. Entendiendo que lo organizativo, los saberes y capacidades de la gente, es parte fundamental y necesaria para lograr la construcción de las Ecocomunidades. Propiciando en todo momento un ecodesarrollo sustentable y solidario con equidad de género y participación ciudadana, emprendedurismo, procurando un estilo de vida agroecológica entre las y los pobladores sin distingo de edad.

En el ámbito municipal, se han dado pasos para la formación y fortalecimiento de asociaciones de productores, asociaciones juveniles, y asociaciones de mujeres. Y en el ámbito regional la integración de redes o coordinadoras para fortalecer su incidencia y acciones en pro de la gente que representan en las comunidades y municipios.

Por ejemplo, para el fortalecimiento de las expresiones de los y las jóvenes y su capacidad de consenso para la implementación de una política de desarrollo juvenil, en lo económico, cultural, social y ambiental, surgen en el ámbito rural, los Comités Comunitarios Juveniles (CCJ) y funcionan para mejorar la inclusión, a nivel personal los jóvenes obtienen un reconocimiento comunitario que eleva su autoestima y facilita el mejoramiento de las relaciones intergeneracionales. Los CCJ se han convertido en el corazón de las organizaciones juveniles municipales, para luego integrarse en redes, hasta integrarse en la Coordinadora Intersectorial las Juventudes del Occidente de El Salvador, CIJOES. Algo similar se da con las mujeres y productores. Y en particular se ha promovido que las comunidades que han avanzado con el concepto de Ecocomunidad se vayan integrando para compartir experiencias, saberes, esto como una forma de apoyarse mutuamente y consolidar procesos en la construcción de las Ecocomunidades; esto se visualiza a través de la Red de Ecocomunidades y Gestión del Conocimiento Agroecológico.

2 - ESTRATEGIA PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LAS ECOCOMUNIDADES
Roberto Rodríguez Sandoval, FUNDESYRAM

Para desarrollar la experiencia de las Ecocomunidades, FUNDESYRAM parte de los conceptos y principios generalmente aceptados como los siguientes: Escala humana y solidaridad. En las unidades humanas naturalmente establecidas como son los caseríos, barrios o colonias, donde todo el mundo se conoce y comunica con los demás, participa en la dirección y evolución de la comunidad, en donde prevalece la solidaridad y el bien común.

El tipo de comunidad que se desea. Es determinante que las y los pobladores por medio de procesos participativos y con visión de futuro lo definan por medio de reflexiones colectivas, donde todos/as se involucran en la ejecución de los programas y planes que integran lo económico, social, cultural, ambiental o político que esperan alcanzar en el largo, mediano y corto plazo. Para esto, juega un papel determinante la organización comunitaria.

Identidad cultural y territorial. Revalorizar la cultura, los valores y saberes en los territorios, es necesario para el empoderamiento de la Ecocomunidad y de todos sus procesos de desarrollo.

Completa funcionalidad vital para las y los pobladores: estudio, trabajo, ocio, necesidades, y satisfactores diarios, todo queda cubierto dentro de Ecocomunidad. Esto no significa un aislamiento del exterior por lo contrario la idea es que se conviertan en comunidades multiplicadoras de esta nueva forma de vida. Y las Ecocomunidades a su vez se integren y formen al final municipios o regiones con esta nueva forma de vida y acción.

Integración con la naturaleza: en definitiva es una vida sostenible, que respeta y cuida el entorno, que practica una actividad productiva orgánica o ecológica, que utiliza construcciones bioclimáticas, recicla residuos, aprovecha la energía renovable, etc. Es decir, todos los bienes y servicios deben ser orgánicos/ecológicos y se debe buscar por todos los medios la restauración ambiental.

Partir de la agroecología, al usar los principios y metodologías participativas que logran conjugar los conocimientos de los agricultores/as y los campesinos/ as con los conocimientos científicos, en apoyo al proceso de conversión de una agricultura convencional a una agricultura de base ecológica u orgánica. Recordando en todo momento que la aplicación de los sistemas agroecológicos entraña aspectos ambientales, sociales, económicos, culturales, políticos y éticos.

Disminuir los factores que favorecen el cambio climático. Al capturar más carbono que el que emite y reducir en forma drástica las emisiones de gases de efecto invernadero.

Diversidad – unidad, dentro de la diversidad de las Ecocomunidades debe prevalecer la unidad, especialmente en la visión del tipo de desarrollo que se espera para la comunidad.

Desarrollo de las capacidades de la gente y la organización local, es la clave del éxito y empoderamiento de los procesos de desarrollo.

El Desarrollo debe ser territorial y no sólo sectorial, se deben beneficiar y desarrollar todos los sectores de la comunidad. Cuando solo uno o algunos de los sectores se favorecen, crea desequilibrios e inequidades que no permiten el desarrollo sostenido. En El Salvador esto ha sido evidente, pues una de las causas principales del conflicto armado en los años 1980 a 1992, fue la existencia de estos desequilibrios en lo social, económico y político. Un ejemplo se muestra en la posesión de la tierra, antes de los procesos de reforma agraria, menos del 20% de la población era propietaria del 80% de las tierras.

Economía solidaria – competitiva, promover la coexistencia de una economía solidaria con una economía competitiva es desde el punto de vista de desarrollo sostenido de las Ecocomunidades uno de los retos para lograr la equidad y sostenibilidad.

Fortalecimiento de la democracia de las organizaciones de la sociedad civil, y de los canales institucionales de participación como premisa para la armonía social dentro de la comunidad.

La equidad, la manera en que la organización general de la sociedad permite o impide el acceso de las personas y colectividades a los recursos tangibles y no tangibles y, por lo tanto, alienta o limita el desarrollo de las capacidades de las personas.

La competitividad sana, entendida como la capacidad para desarrollarse y lograr satisfacer las necesidades básicas de las personas, empresas, comunidad etc. dentro de un contexto de ambientes limitantes de recursos, servicios o productos.

Desarrollo institucional del mercado local y extra comunal solidario, facilita el desarrollo económico y competitivo.

Articulación: sociedad civil, mercado y estado, son importantes para estudiar, fomentar y aprovechar la articulación, de la manera que se entienda y defina las transformaciones de estos tres agentes institucionales, fundamental para el diseño e implementación de estrategias de acción, renovación y ampliación del campo de gestión del conocimiento.

Importancia central del conocimiento (innovación) y la cultura, es importante considerar que el conocimiento es central en las actividades públicas y privadas de toda índole; para prever, gestionar con éxito cualquier proyecto, coordinar actividades de innovación y aumentar el capital social tangible y no tangible en todos los campos; económicos, sociales, ambientales y culturales.

No existen recetas únicas, finalmente, con base en todo lo anterior queda claro que el enfoque de desarrollo de las Ecocomunidades, supone, implica, requiere de parte de la sociedad y de su organización política, que éste se plantee a partir de sus necesidades, de sus características, de las demandas centrales de la población y de las especificidades de sus organizaciones e instituciones. La estrategia implica un aprendizaje continuo de los fines, económicos y políticos, en función de los medios e instrumentos que tienen y deben estar subordinados a los fines del desarrollo local.

Como la organización comunitaria y las capacidades de la gente juegan un papel determinante en la construcción de las Ecocomunidades, se resume lo que aspiramos facilitar, para que las organizaciones comunitarias se conviertan junto a su gente en los pilares fundamentales en la construcción de la Ecocomunidad. Con este resumen no queremos decir que todo lo estamos logrando, por lo contrario es nuestra carta de navegación en el relacionamiento y motivación para estimular el logro de las Ecocomunidades, para que estas crezcan naturalmente y se conviertan en multiplicadoras de esta nueva forma de vida.

No está demás, recordar que comunidad en el ámbito rural es la unidad territorial más pequeña más conocida como un caserío. Y la organización, es un grupo de personas que se unen voluntariamente y se comunican para llevar a cabo acciones conjuntas para alcanzar un propósito común.

Es importante y necesario que la gente y sus organizaciones logren la capacidad de administrar sus propios procesos de desarrollo en forma sostenible. Para esto, desde el principio se debe trabajar fuertemente en abrir los espacios de superación y desarrollar a una cultura de participación, democracia, y confianza en el logro de ser una Ecocomunidad, para lo cual la organización y sus pobladores deben procurar, entre otras que:

Debe construir una comunidad “Ecocomunidad” de intereses comunes, en el que las personas se unan en torno a cuestiones sobre las que decidir conjuntamente. Los miembros tienen, en alguna medida, que confiar e identificarse unos con otros para aceptar de antemano vincularse a esas decisiones. Es necesaria alguna forma de identidad colectiva; que los miembros se sientan como un “nosotros”. Una comunidad así descarta la alternativa autoritarismo de los cuadros directivos.

Debe promover en todo momento un pensamiento y acción sistémica, es decir que cualquier acción que se haga repercute en el todo; ya sea en el ámbito personal, familiar, comunitario y extracomunitario. Ya sea en lo productivo, cultural, social o ambiental.

Debe promover y creer en que todos/as tienen el mismo valor, lo cual se concreta en la exigencia de igualdad; es decir, los intereses de todos y cada uno merecen la misma consideración y deben de disfrutar de un medio ambiente y alimentos sanos además de las mismas oportunidades para todos y todas,

Debe promover que cada persona debe ser considerada lo bastante competente, como para hacer sus propias evaluaciones y tomar partido o decisiones en pro de las mejoras de él o ella en la construcción de la Ecocomunidad,

Debe promover la participación, la incidencia, la autogestión, solidaridad, equidad de género y la democracia, con especial énfasis en la participación de las mujeres y juventud. Entendiendo que la participación ciudadana apenas podría imaginarse sin una cuota aunque sea mínima, de eso que llamamos conciencia social; que son los vínculos que unen la voluntad individual de tomar parte en una tarea colectiva con el entorno en el que se vive en la construcción de la Ecocomunidad.

Debe promover la ética, “la ética es ante todo una perspectiva personal (mientras que) la actitud política busca otro tipo de acuerdo, el acuerdo con los demás, la coordinación, la organización entre muchos de lo que afecta a muchos. Cuando pienso moralmente no tengo que convencerme más que a mí; en política es imprescindible que convenza o me deje convencer por otros.”, en la agroecología y agricultura orgánica la ética reviste una mayor necesidad de practicarla, para no seguir envenenando a la gente y medio ambiente en pro de lograr unos dólares más o por comodidad,

Debe promover en todos y todas, la responsabilidad, la tolerancia y la solidaridad desde la niñez hasta los adultos mayores,

Debe promover un liderazgo capacitador, en el cual los cuadros directivos actuales están fomentando la formación de sus reemplazos, con prioridad a la niñez, adolescencia, juventud y mujeres adultas,

Debe velar por el fortalecimiento de la comunicación y las redes de intercambio entre la gente de la comunidad y entre comunidades. Procurando en todo momento que la gente desarrolle relaciones afectivas que los unan fuertemente a su organización,

Debe enriquecer siempre la experiencia y saberes de la gente para acelerar los procesos de desarrollo y el logro de la Ecocomunidad,

Debe fortalecer la conciencia de grupo, para lograr la pertenencia que fomente la acción hacia un mundo mejor,

Debe enfatizar la formación y educación de todos y todas con un espíritu de auto aprendizaje que fomenta la innovación, experimentación campesina y las capacidades.

Debe permanentemente evaluar la estructura y función de la organización, y si hay necesidad se promueven nuevas formas organizativas consensuadas en asamblea general. Procurando en todo momento que estas estructuras organizativas sean realmente funcionales,

Debe hacer su planeamiento estratégico y operativo en forma participativa, e implementarlo con la participación de todos y todas en el proceso de llegar a ser Ecocomunidad,

Debe darle seguimiento al desempeño de las estructuras y sus planes de acción,

Las reuniones o asambleas deben ser motivadoras e inspiradoras, que las y los miembros de la comunidad se sientan motivados por lo tratado y acordado, aunque algunas veces no esté de acuerdo con las resoluciones que tomo la mayoría,

Crear el espacio debe promover las alianzas estratégicas entre comunidades o instituciones de dentro o fuera de la comunidad. Es decir fortalece las relaciones de cooperación, solidaridad y responsabilidad compartida con otras instituciones y organizaciones,

Debe promover la soberanía con seguridad alimentaria y económica con un enfoque agroecológico y solidario,

Debe promover el emprendedurismo y la articulación o redes productivas, que permitan desde la provisión de insumos o semilla, la producción, transformación, venta y consumos de productos que beneficien a la gente y no afectan la salud o el medio ambiente y en consecuencia disminuir las causas del cambio climático, y en resumen,

Debe promover el bienestar y buen vivir de toda la gente de la presente y futuras generaciones, sin importar su origen, estrato social o pensamiento personal, político o religioso.


FUNDESYRAM conjuntamente con HORIZONT3000, DKA y otros cooperantes facilita procesos para promover una reconversión de la agricultura convencional a la agricultura agroecológica u orgánica, así como del vivir en comunidades tradicionales en exclusión y pobreza; a vivir en Ecocomunidades, esto fundamentado en la inclusión, la soberanía alimentaria y económica en forma agroecológica, tan necesaria para superar la exclusión y la superación de la pobreza en forma sostenible.

La metodología es fuertemente participativa, holística, inclusiva que fomenta la soberanía alimentaria y económica en forma agroecológica y articulada a redes de valor. Se trabaja en lo micro (comunidad) considerando lo meso (municipio/región) y macro (nacional). El énfasis principal es desarrollar las capacidades de la gente y sus organizaciones para que sean ellos y ellas los que impulsen estos procesos de cambio.

La metodología para la reconversión a la agricultura agroecológica / orgánica cuenta con un proceso que parte de los saberes, hasta llegar a lograr la reconversión de los sistemas de producción (Figura 1). Esta estrategia ha permitido avanzar la promoción de la agricultura agroecológica y orgánica con un enfoque de sistemas de producción y su articulación a los mercados locales.



En la evolución del proceso de desarrollo de los territorios en forma sostenible, se ha llegado al concepto holístico de Ecocomunidades, figura 2. Para lo cual se ha partido de algunos conceptos, como territorio, “el conjunto de actores y agentes que lo habitan, con su organización social y política, su cultura e instituciones, así como el medio físico o medioambiente del que forman parte” Francisco Alburquerque, España. Por desarrollo territorial se entiende el “proceso de desarrollo local y global que integra en forma sistémica lo cultural, económico, ambiental, político, social y espiritual, para satisfacer las necesidades en forma inclusiva y en democracia de las presentes y futuras generaciones en un territorio”.



Estos conceptos y otros han permitido a FUNDESYRAM ir de lo particular a lo general, hasta considerar un enfoque más holístico denominado, Ecocomunidad, que “son agrupamientos humanos establecidos en una comunidad en relación intensa y solidaria entre ellos/as y la naturaleza, para lograr el desarrollo de sus sistemas de producción y de vida en forma agroecológica sostenible, inclusiva y democrática; que permita lograr la soberanía o seguridad alimentaria y económica, y provean además servicios ecosistémicos para la comunidad, el municipio y el planeta”. En forma esquemática se construye la Ecocomunidad al trabajar en los diferentes activos del desarrollo (Figura 2).

En el 2015, FUNDESYRAM ha sistematizado la experiencia sobre redes juveniles, emprendedurismo juvenil, el avance en el trabajo con las mujeres y la organización comunitaria, información que complementa el enfoque de Ecocomunidades, por lo cual le invitamos a revisar estos documentos, los cuales los puede descargar gratis de www.fundesyram.info.

3 - EL DESARROLLO DE LAS CAPACIDADES EN EL CAPITAL HUMANO, FOMENTA EL DESARROLLO Y EL EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS FAMILIAS EN LAS ECOCOMUNIDADES
Manuel Vega, FUNDESYRAM

Cuando la calidad de vida en las comunidades está empeorando, se da en ambientes hostiles, como la delincuencia, la exclusión e invisibilización, los efectos del cambio climático o la falta de oportunidades en la formación en las capacidades de las personas para poder desarrollarse y desarrollar sus territorios. Ante la situación es necesario fomentar las capacidades y la autogestión.

Considero que las familias ya están dando avisos de que no seguirán en ese camino, en los territorios en los que FUNDESYRAM desarrolla acciones, las comunidades que se están reconvirtiendo a Ecocomunidades, sin duda alguna ya existen capacidades que las familias están logrando, gracias a los espacios de capacitación en temas de fortalecimiento organizativo, producción de alimentos orgánicos, emprendedurismo, generación de empleos e ingresos, crecimiento humano, gestión, comercialización, inclusión, reducción de la vulnerabilidad, crecimiento personal, liderazgo capacitador, entre otros.

Esto es gracias al involucramiento de las personas para la construcción de la comunidad, en la cual se van mejorando los procesos de acción que se vienen haciendo o que se van a iniciar con el objetivo de transformar la manera de vivir de las personas y sus familias, para convertirla en un ambiente solidario, participativo e inclusivo. Cuando las personas trabajan juntas como una comunidad, es más difícil excluir a ciertos grupos o ignorar sus necesidades, es más fácil el trabajo de una comunidad en la que sus estructuras coadyuvan los esfuerzos para hacer posible los beneficios a los que sin este cambio de visión pueden tener acceso como la salud, la educación, la capacitación, la generación de ingresos económicos y otras oportunidades como el apoyo de instituciones externas.
No esta demás recordar, que para ser más efectivo, el proceso de desarrollo local debe ser inclusivo y participativo, esto significa que debe incluir a todos los sectores de la comunidad a quienes se les otorgue responsabilidades y/o funciones, así como se les de la misma importancia y protagonismo de manera que su función se vea transformada en acciones de cambio que proporcionan con el verdadero sentido socio participativo a una comunidad más sana e inclusiva a corto plazo.

"Una comunidad que se capacita, es una comunidad que se desarrolla"

4 - ECOCOMUNIDADES UNA ESTRATEGIA PARA DESARROLLAR COMUNIDADES RESILIENTES
Celia Yanes, FUNDESYRAM

Las comunidades rurales tienen características típicas donde a los grupos vulnerables se les violentan sus derechos fundamentales, como el derecho a la alimentación, el acceso a una vivienda digna, salud y educación; actualmente en las comunidades, las viviendas donde habitan las familias rurales están construidas con materiales que favorecen la propagación de plagas vectores de enfermedades; además el hacinamiento en el que viven no les permite practicar hábitos de higiene y saneamiento básico de forma habitual en su vida cotidiana.

Con la apuesta a la reconversión a Ecocomunidades, se pasa de un modelo tradicional a un modelo donde las personas se convierten en agentes de cambios positivos, que deciden vivir y promover una vida digna en armonía con sus vecinos pero también con el medio ambiente.

Las Ecocomunidades son la estrategia para desarrollar comunidades resilientes, capaces de buscar el desarrollo sostenible y sustentable de sus familias, a través del trabajo conjunto donde todas y todos aportan al desarrollo comunitario, generando el menor impacto negativo posible en el medio ambiente.

Toman además, conciencia que para lograr el ecodesarrollo, existen prioridades que deben cimentarse; la primera es la seguridad alimentaria/nutricional y económica de las familias, para lograrlo se debe cambiar del sistema de producción tradicional maíz y frijol e incorporar un sistema de producción orgánica diversificada y con excedente para la venta, como resultado los niños, niñas y mujeres embarazadas recibirán una alimentación nutricionalmente balanceada, oportuna y con productos saludables. Esto además del pensamiento emprendedor para establecer emprendimientos con orientación ecológica.

Otra prioridad, es dignificar las personas orientándoles a transformar sus vidas, y su espacio vital, que vivan en casas ecológicas donde aplican tecnologías apropiadas usando recursos locales para construir un lugar que tenga las condiciones idóneas para convivir diariamente como familia, tecnologías que ofrecen no solo un mejor aspecto visual sino también se convierten en viviendas con condiciones de higiene y saneamiento básico aceptables. La tercera prioridad, pero no menos importante es la organización, en la medida que la comunidad se organiza en forma integrada donde la inclusión y la reducción de vulnerabilidades siempre está presente, está más cerca de convertirse en Ecocomunidad, pues de esa manera, implementara acciones en pro del desarrollo comunitario y no individual volviéndose así resilientes.

“Vivir en Ecocomunidad es estar organizado, producir orgánico e implementar tecnologías apropiadas en los hogares, es vivir en un lugar donde todas y todos se ven como personas sujetas de derechos, con valor propio, con alto sentido de responsabilidad con el desarrollo comunitario y comprometidos con la conservación de los recursos naturales”

5 - ECOCOMUNIDADES UN PROCESO DE TRANSFORMACIÓN COMUNITARIA QUE BUSCA CONVERTIRSE EN UN MODELO DE DESARROLLO TERRITORIAL SOSTENIBLE. EL CASO DE TACUBA
Nelson R. Flores, FUNDESYRAM

El municipio de Tacuba de origen precolombino pipil, pertenece al departamento occidental de Ahuachapán, tiene una extensión territorial de 149.98 Km2. Geográficamente está ubicado dentro de la cuenca del río Paz, línea divisoria con la República de Guatemala, específicamente en las subcuencas de los ríos Ashuquema y Guayapa. Forma parte del cinturón volcánico costero tropical.

En 2014, la Unidad Comunitaria de Salud Familiar de Tacuba, estimó una población de 33, 631 habitantes, de estos el 85% es población rural y el 15% urbana. La población rural era de 29, 429 habitantes, de estos cerca del 49.9% mujeres. Tacuba es un municipio que presenta una alta tasa de trabajo infantil. En 2012, cerca de 32 hogares de cada cien, declaró contar con por lo menos un niño en situación de trabajo infantil.

El informe del PNUD de 2003 declaro a Tacuba como uno de los municipios más pobres de El Salvador. Según el mapa de pobreza de 2005 (FLACSO/ FISDL), el ingreso mensual por persona era en promedio de US$ 37.79, cifra extremadamente baja. Según el PNUD, el IDH es de 0. 629 (índice medio).

Las principales actividades productivas del territorio se basan en la agricultura, destacando la caficultura y los granos básicos (maíz y frijol); también se cultivan ciertas especies frutales y maderables, hortalizas y en el rubro pecuario, especies menores. Además es uno de los municipios que ha sufrido mayor impacto negativo por la caída de los precios internacionales del café y últimamente por el efecto de la roya.

Entre los indicadores educativos, la escolaridad promedio en el municipio es de 3.6 grados. La tasa bruta de escolaridad de parvularia es de 42.2%, en primaria es del 85.4% y en media de 20.1%. Al igual que en otros territorios, el sistema educativo tiene un gran déficit de atención en la educación secundaria (bachillerato). La tasa de analfabetismo de las personas de 15 años y más es de 30.7%, siendo mayor en el área rural (32.9%) y entre las mujeres (39.1%).

La cobertura del servicio de agua potable en promedio alcanza un 60% de la población, sin embargo el servicio es deficiente en cantidad y calidad del agua. Cerca del 75% de las viviendas carecen de las condiciones básicas de saneamiento, paredes de adobe sin revestir, pisos de tierra, falta de cielo falso, hacinamiento, cocinas de fuego abierto, baño abierto entre otras.

El 95% del área del territorio cuenta con una topografía accidentada, lo que favorece a que los suelos sean fácilmente erosionables y no aptos para explotación agrícola intensiva. Los cuerpos de agua están en su mayoría contaminados por las actividades humanas así como por descargas de los centros poblacionales. Se observa una reducción de caudales de ríos y vertientes debido a prácticas inadecuadas de manejo del agua y los suelos.

Adicionalmente, el estado no ha tomado en cuenta en sus planes de desarrollo factores: como los ecosistemas, costumbres, conocimientos y necesidades culturales, salud, y sobre todo las cosmovisiones de los pueblos con raíces indígenas que se fundamentan en la armonía entre el hombre-espíritu-naturaleza.

ECOCOMUNIDADES un proceso innovador que busca el desarrollo integral del territorio. El contexto socioeconómico y ambiental arriba expuesto resume una realidad donde las comunidades rurales de Tacuba, en pleno siglo 21, viven en un estado de exclusión y pobreza que se manifiestan en la falta de oportunidades para sus pobladores (especialmente para las mujeres y jóvenes) que les impide lograr el autodesarrollo, asimismo alcanzar la soberanía, y la seguridad alimentaria y nutricional.

La visión holista para abordar el desarrollo integral de las comunidades permitió que a partir del 2011, FUNDESYRAM dentro de su proceso continuo de innovación institucional, introdujera el tema “Ecocomunidades” en sus planes de desarrollo territorial. Según esta construcción, para la institución Ecocomunidades son agrupamientos humanos establecidos en comunidades que mantienen una relación intensa y solidaria entre los mismos pobladores y la naturaleza, y logran el desarrollo de sus sistemas de producción y de vida en forma agroecológica sostenible, inclusiva y democrática; y además alcanzan la soberanía o seguridad alimentaria y económica, y proveen servicios ecosistémicos para la comunidad, el municipio y el planeta.

En el municipio de Tacuba se han emprendido siete Ecocomunidades bajo este principio solidario y sostenible. Algunas Ecocomunidades con mayores avances, sin embargo en todas se ejecutan acciones y procesos para su consolidación. Las acciones basadas en la equidad, se orientan al desarrollo y fortalecimiento de capacidades del activo humano en aspectos agroecológicos, formación de valores, liderazgo, emprendimiento, saberes locales entre otros. Lo que concierne a los activos social y político se centra en el fortalecimiento de la organización y participación ciudadana y va de lo comunitario a lo regional, se fomenta la contraloría social con los Observatorios de Genero (OBG), la competitividad con mercados solidarios y ferias. Entre el activo físico se fomenta la mejora de las viviendas bajo el modelo de casa ecológica, y la protección de fuentes naturales de agua. En el activo natural y económico se promueve la reconversión hacia la agroecología a través de la agricultura orgánica, con aplicación de tecnologías con equidad y socialmente apropiadas, manejo sostenible del agua y el suelo, diversificación de los sistemas de producción y la agricultura orgánica protegida.

En cada Ecocomunidad se ha insertado el extensionismo comunitario, entendido como el proceso formativo-educativo, en donde se combina el ambiente agroecológico y socioeconómico con el conocimiento del agricultor/a y el técnico/a cuyo uso eficiente permite la aplicación del conocimiento y tecnologías en los sistemas de producción, para impulsar un proceso de innovación local administrado por la gente.

6 - AYER TUVE UN SUEÑO QUE HOY ES REALIDAD GRACIAS A LA PARTICIPACIÓN
Eliseo López, FUNDESYRAM

Parece imposible de creer, pero antes de que en mi comunidad hubiera acceso vial (calle) yo soñé, y vi en mi sueño pasar vehículos por una de las veredas. Eso fue en el año 1990. Para ese entonces mi papá fungía como directivo comunitario y gestionaban por todos lados y nada salía, bueno, el tiempo pasó y lo que antes soñé fue realidad años más tarde. Menciono esto porque en las comunidades rurales las familias o las personas hacen pláticas informales de algo que según ellos fuera bueno hacer en la comunidad, pero que poco caso se les hacen, ya que para lograrlo demanda un costo o el sacrificio de dejar hacer unas cosas por otras (coste de oportunidades). Después de 1995 al terminar de estudiar el noveno grado, mi papa deseaba que yo siguiera, pero los escasos recursos económicos no me lo permitieron, así siguieron pasando los años, recuerdo que un día me levanté y le conté a mi mama’ que esa noche había soñado que estaba estudiando, en mis adentros tenía ese sueño, deseos de seguir estudiando…

Tener sueños y visiones es de muchos. Hacerlos realidad es de pocos.
Cuando solo una persona es la involucrada en desarrollo de ese sueño es fácil lograrlo. Pero muy difícil es lograrlo cuando es en grupo, ya que implica ponerse de acuerdo en muchos, pensamientos, deseos, gustos y preferencias, porque implica convencer a otros.

Entre críticas, envidias y hasta desacuerdos, las personas de las comunidades han estado trabajando por desarrollar proyectos que beneficien a las personas, la visión es establecer una ECOCOMUNIDAD. Es decir una comunidad dinámica, solidaria, con capacidades, organizada con comités de jóvenes, productores, mujeres; comités de Agua y Saneamiento básico, observatorio de género, y otros. Teniendo esta organización permite hacer actividades como: desarrollo de agro mercados, campañas de limpieza, campañas de vacunación, mejoras en las fuentes de agua, diversificación de sus cultivos, manejo de los desechos sólidos, actividades de desarrollo personal y manejo de los animales, todo esto inició con el desarrollo de su persona ya que de lo contrario no se lograría. Recuerdo las palabras de una socia del grupo decir ¡es que nunca hemos vendido! ¡Aquí nunca se ha hecho! Y es que son acciones buenas, pero por la pérdida de valores iban en retroceso. Estamos dispuestos a trabajar, ha ya no desangrarnos y avanzar en el desarrollo de la misma, (son las palabras del señor Jorge Hernández, de la comunidad El Retiro).

Trabajando de esta manera los jóvenes y los niños tienen otra visión de futuro, ya que se involucran en las actividades de la comunidad y eso les permite conocer el contexto y así tomar buenas decisiones de superación personal y comunitaria.

7 - LOS PRINCIPALES CAMBIOS EN LA PARTICIPACIÓN DE LAS FAMILIAS DE LAS ECOCOMUNIDAD
Jesús Córdova, FUNDESYRAM

A finales del 2015, se realizó una sistematización del avance de las Ecocomunidades desarrollados por medio del Proyecto, PROYECTO: P-13-202 AGROECOLOGÍA SLV-FOMENTO DEL DESARROLLO AGROECOLÓGICO DE ECOCOMUNIDADES RURALES EN EL SALVADOR” financiado y apoyado por HORIZONT3000, DKA Austria, BSI, KFB, y la Cooperación Austriaca para el Desarrollo. Resultados que están condensados en la publicación, “Avances en la reconversión de comunidades convencionales a Ecocomunidades en la región occidental de El Salvador”, del cual se da a conocer algunos resultados, pero lo puede ver completo en www.fundesyram.info.

“En términos generales el 100% señalan que entre los cambios en la participación se encuentran: 1) No había organización, ahora contamos con un espacio comunal donde aportamos ideas, 2) Inclusión y participación juvenil, mujeres, adultos, pueblos originarios, 3) Los jóvenes tienen permisos para participar porque los padres también están participando y han visto beneficios, existe mayor participación familiar en procesos de desarrollo, en las familias lideradas por mujeres, participan más las mujeres y los jóvenes, atracción de jóvenes por otros jóvenes (emprendedurismo) efecto multiplicativo empezaron pocos y ha aumentado el número del grupo, compartir con otras comunidades se crece en la participación y trabajo, 6) El involucramiento en la elaboración de insumos orgánicos mejora la relación entre las personas, 7) Participación entre Ecocomunidades por intercambio, capacitación, ferias, giras y mercados solidarios, 8) La experimentación campesina ha permitido mayor involucramiento en la selección de las semillas y manejo de cultivos, 9) Con la organización se ha logrado la sostenibilidad del grupo.

De manera particular los jóvenes manifestaron que entre los principales cambios están 1) Inclusión juvenil dentro de las actividades, 2) Los jóvenes tienen permisos para participar porque los padres también están participando y han visto beneficios. En el caso de las mujeres el 100% mencionaron 1) Ahora contamos con un espacio dentro de la organización comunal en donde aportamos ideas, 2) Mayor participación de las mujeres. Para los hombres 1) En las familias lideradas por mujeres, participan más las mujeres y los jóvenes, 2) se ha logrado una participación del 50% de las familias en la organización de la comunidad.

Los principales cambios en la sostenibilidad de las acciones realizadas dentro de la Ecocomunidad. Con base a los resultados obtenidos en el taller a nivel general el 100% concuerda que entre los principales cambios en la sostenibilidad están referidos a 1) Seguir unidos y demostrar que somos capaces trabajando, 2) Compartir los conocimientos aprendidos con las demás familias, por medio de intercambios entre productores/as, 3) Ser ejemplo, perseverante, trabajar con mujeres y jóvenes, 4) Ser independiente de las instituciones e innovadores, capacitar a otras personas, motivación permanente a las familias, trabajar unidos para avanzar, 5) Mantener la organización, aumentar el número de personas y familias en los grupos, Multiplicar el conocimiento con las nuevas generaciones, propiciando el relevo generacional, 6) Llevar registros administrativos para mayor transparencia.

De manera particular se destaca que para los jóvenes los principales cambios en la sostenibilidad son: 1) Seguir unido y demostrar que somos capaces, 2) Ser independiente de las organizaciones e innovadores, 3) Tener buena comunicación entre jóvenes y adultos. Las mujeres por su parte mencionaron, 1) Seguir organizadas y trabajando, 2) Compartir los conocimientos aprendidos con las demás familias, 3) Multiplicar los conocimientos con las nuevas generaciones. Los hombres señalan que los cambios importantes son:

1) Intercambios en otras comunidades y ver cómo trabajan, 2) Trabajar con mujeres y jóvenes.

Los principales efectos e impactos atribuibles a las intervenciones o al enfoque de Ecocomunidad. A nivel general el 100% de la muestra señalan que entre los principales efectos atribuibles al enfoque de Ecocomunidad están: 1) Voluntad de asistir a las reuniones, se ha despertado la mentalidad de las personas en ser más productivas y no quedarse únicamente con lo que sabe, existe apoyo técnico a la comunidad,

2) Reconocimiento de las capacidades de los jóvenes y mujeres. Ahora el enfoque ha permitido trabajar con toda la comunidad, protagonizando su propio desarrollo,

3) Obtención de agua de calidad, mejoras en la salud, Mas familias producen hortalizas en huertos, cuidan el ambiente, no uso de agrotóxicos, 4) Mas familias están motivadas a generar sus propios ingresos económicos, fomento de la disciplina de ahorrar a través del sistema de auto ahorro, 5) Han crecido las capacidades en conocimientos, mayor participación de las mujeres en los procesos de desarrollo, 6) Se ha generado cambio en las prioridades, casa ecológica se ha constituido como una fuente de enseñanza y multiplicadora de tecnologías, existen comunidades limpias, mayor participación en la producción orgánica y producción de hortalizas, adopción de tecnologías socialmente apropiadas, 7) Rescate de la cultura ancestral, relaciones interpersonales”.