Fundacion para el Desarrollo Socioeconómico y Restauración Ambiental
Facebook Youtube Twitter
Selecciona un Informativo

Descargar Boletin informativo en formato PDF

Descargar Archivo Descargado 40 Veces

Compartir

1 - EDITORIAL, TESTIMONIOS COMUNITARIOS DE CAMBIO DE VIDA
Roberto Rodriguez Sandoval, Director FUNDESYRAM

En el Informe Final Preliminar del ESTUDIO EVALUACIÓN DE IMPACTO de dos Intervenciones de Cooperación en el sector de Desarrollo Rural y Manejo de Recursos Naturales en Centroamérica, encargada por HORIZONT3000, 2015, se tomó como institución a evaluar en El Salvador a FUNDESYRAM, como parte de la metodología, se evaluó en lo cualitativo, los Cambios más significativos (CMS) y cuantitativamente, los 5 criterios internacionales de evaluación del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE).

En la parte de la Evaluación cualitativa de FUNDESYRAM, los Cambios más significativos (CMS) se presenta organizados en: a) Cambios en la calidad de vida de las personas, b) Cambios en la naturaleza de la participación, y c) Cambios en la sostenibilidad de las acciones.

Los cambios en la calidad de vida de las personas, representan un primer grupo de resultados relevantes y de impacto como efecto de las intervenciones desarrolladas. Los cambios más significativos en este primer aspecto de análisis cualitativo están relacionados con:

1. Fomento del enfoque de producción orgánica y agroecológica. 2. Cambio hacia hábitos de consumo de alimentos sanos producidos en su entorno (p.e huertos caseros). 3. Espacios para el dialogo, el intercambio y la incidencia. 4. Mayor unidad e integración en las comunidades. 5. Fortalecimiento de capacidades a extensionistas comunitarios, emprendedores (mujeres y jóvenes) y funcionarios de organizaciones aliadas. 6. Generación y mejora de ingresos en el hogar. 7. Diversificación de rubros que aportan a la SAN de las familias.

Los Cambios en la naturaleza de la participación, se destacan, 1. Apertura de espacios inclusivos para la participación. 2. Involucramiento e interacción en la familia y la comunidad. 3. Interacción entre actores a nivel comunitario y municipal. 4. La organización ha permitido resolver problemas en la comunidad. 5. Las demostraciones y sus resultados promueven la participación. 6. Motivación de integrarse en iniciativas de agricultura agroecológica y SAN. 7. La mejora de ingresos en la familia y el ahorro colectivo motivan la participación.

Los Cambios en la sostenibilidad de las acciones, se destacan, 1. Desarrollo de capacidades para trabajar los temas de producción orgánica, nutrición y salud. 2. Rescate, generación y difusión del conocimiento local. 3. Formación de capacidades para la gestión de recursos y establecimiento de alianzas. 4. Organizaciones constituidas y debidamente inscritas. 5. Oportunidad de crecer y aportar ingresos a la familia. 6. Mayor acceso para la educación de los hijos, la promoción de valores y la armonía con el medio ambiente. 7. Creación e incidencia de la coordinadora de jóvenes (CIJOES) que aglutina ocho municipios y tres redes temáticas. 8. Implementación de prácticas sostenibles y apropiadas. 9. Apoyo según demanda de los grupos destinatarios. 10. Fortalecimiento de la participación, el desarrollo de la autoestima y los valores en las mujeres, hombres y jóvenes.

Dentro de este contexto en este Boletín Camino al Desarrollo de diciembre de 2016, se destaca de como las personas, sus familias y comunidades están logrando cambios significativos, aun dentro de la situación difícil en que viven, situación difícil y excluyente en lo social, económico, ambiental, cultural y político. Lo cual, para nosotros es una lección de vida y de esperanza que nos dan las comunidades; nos han enseñado, de que no debemos desanimarnos antes las situaciones adversas, por lo contrario debemos seguir siempre adelante para lograr la visión, de esa manera podemos contribuir a los cambios que se necesitan.

2 - ¿EN QUÉ HA CAMBIADO MI VIDA?
Edita Magaña, Tacuba y Flor Quintanilla, FUNDESYRAM

Parecería una pregunta fácil de responder, pero hoy que me hace la pregunta se me vienen tantas ideas a la mente que no es como decirlas bien, nos cuenta Edita Olinda Magaña Tobar, de la comunidad Jícaro Centro Tacuba.

Bueno mire yo comencé escuchando de FUNDESYRAM, yo veía que los hombres se reunían y después se involucraban mujeres y pues yo lo veía bien por que trabajaban y los capacitaban, yo quería participar con ellos, pero mi esposo me decía y vos que vas aprender mejor quédate aquí en la casa, pero mire, yo no quería quedarme cuando yo veía que se iban a reunir, “hay si yo a veces lloraba porque quería participar”, mire las vecinas me contaban de las practicas que hacían, yo dije un día a no yo me voy a ir a meter al grupo, con la esperanza que me recibieran, pues me fui y me dijeron que yo era bienvenida y que si quiera formarme, ese era el lugar para mí.

Desde ese día comenzó una mujer diferente a surgir, a partir de las capacitaciones que recibía no solo de producir alimentos orgánicos, también de como tener emprendimientos, de derechos de las mujeres, de lo que nosotras valemos, eso para mí, significo el cambio total de mi vida, hoy soy una persona nueva.

Yo con FUNDESYRAM tengo ya unos ocho años de venir formándome, mire si yo antes para hablar me temblaban las piernas, me sudaban las manos, que no me pasaba, pero conforme el tiempo yo fui tomando la palabra, me fui involucrando en cargos directivos de la comunidad, en la escuela; hasta que, actualmente soy la presidenta de la Asociación de Mujeres de Tacuba, y yo ahora me paro en frente de quien sea y defiendo los derechos de nosotras las mujeres.

Mi historia, es de cosas que tuve que superar para llegar hasta aquí, superar mis propios miedos y temores pues la otra gente pensaba que iba a fracasar porque en ocasiones en las comunidades creemos que las mujeres no podemos hacer las cosas o estar en cargos directivos, hoy yo les digo, yo he estado en cargos de la organización de la comunidad, ADESCO, y los he desempeñado excelente de eso no me queda duda, me he demostrado que yo puedo hacer lo que me proponga y así estamos la mayoría de las mujeres con las que nos hemos venido formando, por eso le digo el cambio no es de la noche a la mañana es un proceso de transformación personal, de esta manera vas a ir transformando tu familia y tu comunidad:

“Puedo decir yo di un giro de 360 grados a partir de conocer y formarme con FUNDESYRAM y las organizaciones que les apoyan. Agradezco que llegaron a nuestras vidas a mejorar nuestra calidad de vida, eso no se puede pagar con nada, solo con replicar lo aprendido y luchar por mejorar nuestras comunidades, y lo más fundamental es compartir lo aprendido, eso es la clave, para que más personas se formen igual que vos, decir que el convencimiento que lo que hacemos es por nuestro bienestar y el de las demás personas.

3 - Ena Del Carmen Santos

4 - Ana Adilia González

5 - Vilma Nohemí Rodríguez

6 - Cándida Rosa García

7 - Sonia Concepción Valencia

8 - Argelia Ramírez Cortez

9 - Vilma Contreras

10 - Juana Emelina de Amaya

11 - Delfina García de Escobar

12 - Esmeralda María Aquino

13 - Sara Margarita Mancia

14 - Osmin Ramírez Gámez

15 - Julio Gutiérrez

16 - CAMBIOS EN LA VIDA CON LA FORMACIÓN PERSONAL
Aurora Ortez, Proyecto Divina Providencia Santa Tecla

Soy socia de los proyectos/programas que DKA Austria ha impulsado en nuestro país, a través de FUNDESYRAM y que ejecutan las Hermanas Carmelitas en el Centro Divina Providencia de Santa Tecla. Instituciones formadas por nobles personas, a las cuales, después de darle gracias a Dios, quiero expresarles mi más profundo agradecimiento, a todas y a cada una de ellas, pues se han dado a la noble tarea de brindarnos ayuda de toda índole, con el único fin de propiciar el buen vivir comunitario y el de conservar el medio ambiente.

Deseo en esta ocasión contarles y/o compartir a ustedes un poco sobre el inicio en estos programas y el impacto positivo que han causado en mi persona y a nivel familiar.

Inicie con clases de Agricultura Orgánica y de inmediato me cautivó (ya me gustaba todo sobre las plantas) imagínense lo que significaba para mí que me enseñaran entre otras cosas, por ejemplo: cómo sembrar, cómo cuidar y lo mejor de todo, cómo cosechar mis propios alimentos y alimentos sanos; desde el principio sentí mucha satisfacción al estar ocupada en algo que tanto me gusta.

Enfocada de lleno y sin pensar en nada más, no pensé en problemas, ni en preocupaciones, creo que para mi salud mental no hay mejor terapia y para la física no hay mejor medicina, y como dicen los psicólogos, médicos-psiquiatras “mente sana, en cuerpo sano” porque en verdad he sanado al cambiar principalmente ocupaciones y hábitos alimenticios.

Mi familia, amigos y vecinos han visto el cambio en mi salud y están contentos por mí, y cuando les cuento se motivan. Además los cultivos me ayuda también en lo económico, asimismo he adquirido mayor conciencia y reforzado conocimientos para reusar, reciclar, y todo lo que sea posible no votar, para no contaminar el medio ambiente.

Y algo muy importante que he aprendido, es que hay que esforzarse en enseñar, para multiplicar este programa y contribuir a que otras personas tengan las mismas oportunidades que a mí me ofrecieron.

En cuanto a otra serie de cursos vocacionales que he recibido, siempre dentro de estas iniciativas de ayuda, y por los que también agradezco de igual manera a Dios y a todos los que los hicieron posibles (incluyendo a las maestras), que sin ninguna clase de interés se dedicaron a compartir sus conocimientos, creo y pienso que en alguna medida han tenido cierto impacto y cambio en mi vida, he descubierto capacidades que no tenía o que no sabía que tenía, dándome la oportunidad de aprender diferentes manualidades, que me permiten generar ingresos económicos, y por ende contribuyen a mejorar mi calidad de vida. Lo que quiero afirmar con toda certeza es que todos y cada uno de estos cursos se han constituido en herramientas para mi superación y satisfacción personal.

Por último quisiera recordar o no sé si pedir, dos favores: uno algo que el padre Luis Eduardo nos dijo en una charla “seamos agradecidos” porque cuando uno es agradecido el que da se siente satisfecho y si no es así él se siente decepcionado y dos Valoremos y, no veamos de menos lo que tenemos, no vaya a ser que lo perdamos.

17 - CULTIVO HUERTOS ORGÁNICOS Y TENGO UN EMPRENDIMIENTO
Celia de Ruiz, Proyecto Divina Providencia, Santa Tecla

Estoy jubilada y para utilizar mí tiempo en algo productivo y como salud mental, decidí asistir a aprender a establecer y manejar los huertos caseros orgánicos, invitada por mi amigaOralia Cornejo, para iniciar fue una propuesta interesante que nos ha facilitado FUNDESYRAM y CDP, a través del apoyo profesional que hacen los técnicos del proyecto, es interesante porque casi todas las personas tenemos entusiasmo por las plantas, pero casi siempre aprendemos sobre el cultivos de plantas ornamentales, las hortalizas es una experiencia incomparable, pues hacer agricultura en la ciudad, solo había escuchado en otros países, ahora después de 4 años de estar en constante aprendizaje, puedo decir que cuento con los conocimientos básicos y tengo la capacidad de enseñar a mis vecinas, el cultivo de hortalizas, plantando un huerto urbano orgánico.

Mi experiencia en este proyecto ha sido muy rica, he aprendido mucho sobre los cultivos orgánicos, y lo más importante a comer saludable y a compartir con nuevas amistades, pues he conocido a muchas personas con virtudes y defectos como todos, las he aprendido a respetar y hasta quererlas, porque en este proyecto no solo se trata de aprender de agricultura, se practica también temas importantes para el crecimiento humano y convivencia, todo enmarcado en la promoción de la agricultura orgánica y el cambio de una cultura de consumo saludable, teniendo el respeto y valoración del medio ambiente, todo lo anterior de la mano de FUNDESYRAM, como responsables de las enseñanzas y apoyo técnico.

Según la propuesta de enseñar a otros a través de la extensión comunitaria, algunas de mis compañeras participantes en los huertos, han puesto a la disposición sus capacidades, para desarrollar cursos vocacionales, y en algún momento después de ser compañeras, han cambiado el rol y se han convertido en mis maestras, con esta facilidad estamos practicando la solidaridad y cooperación entre familias de la misma comunidad, que según el proyecto es uno de los resultados que se han propuesto y de echo se está logrando, razón por la cual agradezco de todo corazón, por las nuevas enseñanzas que me han brindado.

Estos cursos que a continuación les menciono han sido apéndice de los huertos caseros a los cuales he asistido, los cuales me están ayudando mucho en el diario vivir: además del curso de los huerto, he aprendido los siguientes cursos vocacionales: Tarjetas bordadas, impartido por Hermana Esperanza, Elaboración de canastas, impartido por Hilda Castro, Cocina básica impartido por Gladis de Estrada, Pastelería, impartido por Cecilia de Peña, Teñido con Añil, por Esperanza Escobar, Corte y Confección impartido por Dorita de Villalta, Bordado impartido por, Juanita, Candita y Vicky. Además participo también en el grupo de auto ahorro, que es un sistema fácil y de buen beneficio para el aprendizaje de ahorrar y administrarlo poco que podemos tener, porque somos familias con ingresos limitados

Mis sinceros agradecimientos para DKA Austria, FUNDESYRAM, Centro Divina Providencia, por toda la enseñanza recibida, que me han facilitado, con lo que ahora puedo decir que mi vida ha cambiado, porque tengo muchas capacidades que hace 4 años, nunca me imaginé tener. Con todo el aprendizaje que ya estoy poniendo en práctica he mejorado mis ingresos en un 10%, que se dice poco, pero para mí familia representa mucho.

18 - LLEGAR A LA TERCERA EDAD NO ES OBSTÁCULO PARA APRENDER
Rosita Viuda de Valladares, Proyecto Divina Providencia, Santa Tecla

Soy una persona de la tercera edad, y quiero compartir los cambios de vida que he logrado, en la participación del proyecto promoción de la agricultura orgánica en la zona urbana de Santa Tecla, proyecto desarrollado por el Centro Divina Providencia y FUNDESYRAM con el apoyo de DKA Austria.

Me di cuenta del proyecto a través de un aviso en la iglesia y me llamo la atención a mi edad poder aprender a cultivar huertos, cuando me inicie pensé que solo era sembrar y que después de unos días se iban a ir, como se hace con otros proyectos que nomás enseñan un poquito y después cada quien hace los que puede. Pero en este proyecto todo es diferente, después de enseñarnos a nosotras, nos motivaron a enseñar a otras personas vecinas, este es uno de mis mayores logros nunca había tenido la oportunidad de enseñar, cuando ya comencé a enseñar he podido disfrutar porque me siento útil a mi comunidad, y los más importante enseño como cuidar la salud a través de cambiar los hábitos alimenticios, de jóvenes, niños y personas mayores, que poco conocen los beneficios de alimentarnos con vegetales orgánicos cultivado con nuestras manos.

Como complemento además de los huertos, nos han promovido para los temas de emprendedurismo, una actividad tan bonita que a mis años ni en sueños pensé aprender, cuando comencé con el primer taller dije, vamos a ver que sale, y la mayor satisfacción es que después del aprendizaje, logre algo que nunca pensé, aprender a vender, yo decía que no servía para las ventas, hoy me doy cuenta que si puedo, me he quedado trabajando con los teñidos en añil y la verdad que esos ingresos por venta, tienen un gran significado para mí, pues logro llevar un dinerito extra que me sirve para mis gastos personales.

Además de lo que he dicho anteriormente, he aprendido a convivir en armonía, con las compañeras, practicar valores como la tolerancia, el respeto, ayuda mutua, compañerismo, amistad y responsabilidad. Todo esto tomando la decisión de iniciar con un huerto, hasta hoy en aprendido: teñido con añil, pastelería, cocina, macramé, canastas, y otras que se me quedan.

Después de 5 años de trabajar y ser apoyada por FUNDESYRAM, puedo concluir que he logrado cambios significativos en mi vida, son tantos que ahora les comparto los más principales: enseñar a los demás, aprender a vender, conocer sobre el medio ambiente, saber cómo alimentarme, la práctica del ahorro y a generar un pequeño ingreso que significa mucho en mi vida, porque me ayudo con mis gastos básicos.

Agradezco todos, estos talleres que me brindaron estos conocimientos, y que en todo este tiempo lo puse en práctica y estoy convencida que para aprender no hay edad, es importante reconocer que sin el apoyo, de DKA Austria, Centro Divina Providencia y FUNDESYRAM, no podría ser posibles este aprendizaje, también agradezco al maestro que nos ayuda, por brindarnos su tiempo, paciencia y conocimiento, pues gracias a todos emprendimos esta linda experiencia, que espero otras personas puedan llevar a la práctica.

Dios les bendiga a todos, atentamente Rosita.

19 - LA SEGUNDA INVITACIÓN FUE PARA QUEDARME
Marta Alicia Cota de Vásquez, Proyecto Divina Providencia, Santa Tecla

Tengan un cordial saludo:
Por este, medio quiero compartirles mis experiencias en huertos caseros, cuando por primera vez me invitaron a las capacitaciones en los huertos caseros, fui por curiosidad en el año 2012, pero no me gusto, me parecía aburrido y me retire, dije esto no es para mí, pero de nuevo en el año 2015, me vuelven a invitar me intereso y puse más atención, dije hoy si quiero aprender. Poco a poco, me fue interesando, y me fue gustando en cada capacitación que asistía, aprendí cosas bonitas que me animan a seguir adelante, aprender cono sembrar, como cuidar las plantas, a preparar abonos, repelentes y muchas cosas más. Mi vida cambia cuando vi crecer las hortalizas y hiervas, y ver crecer mis chiles, berenjenas, repollos, pepinos y más, y cuando voy a cocinar saber que voy al patio y corto mis hierbas, para mis sopas y mis sueños es tener mi huerto familiar en grande siempre, para en un futuro mis nietos , coman sanos.

Como ya explique anteriormente, la primera vez que me invitaron, lo tome sin importancia y me quede observado a otras personas, estaban entusiasmadas y los fines de semana compraban verduras en los mercados que organizan las hermanas Carmelitas en Santa Tecla, un día llegue a comprar y probé y me di cuenta que no era el mismo sabor, es cuando decidí sembrar pero antes capacitarme.

Porque afirmo que ha cambiado mi vida, es sencillo, ahora tengo la satisfacción de aprender y ver como soy capaz de producir parte de mis alimentos, y como resultado de este esfuerzo he cambiado mis hábitos alimenticios, teniendo un impacto real y admirable que ahora comparto: me enfermo menos y me recreo en mi huerto.

Agradezco a DKA Austria, FUNDESYRAM y a las madres del Centro Divina Providencia, y al apoyo técnico que se facilita de parte del técnico del proyecto, por interesarse para que aprendamos, y ser personas de muchas paz y enseñar a los demás.

20 - LA EXPERIENCIA DE SER EXTENSIONISTA COMUNITARIA
Hilda Castro, Proyecto Divina Providencia, Santa Tecla

Quiero mediante este articulo compartir mi experiencia de aprender y enseñar sobre el cultivo de hortalizas orgánicas, empecé buscando donde aprender a plantar y encontré aquí en el Centro Divina Providencia, el lugar que jamás imagine me diera tanta satisfacciones. Cuando aprendí a plantar, vi que había otras oportunidades, y comencé con la participación en cursos vacacionales, aprendí a hacer tarjetas, teñido con añil y portamacetas en macramé, yo por mi parte ya tenía algunas capacidades, por ejemplo soy experta en alta costura y puedo hacer canasta con alambre para sembrar plantas.

Cuando fue elegida para ser Extensionista, comenzó la mejor etapa, pues me fui formando en la metodología de enseñanza a través de métodos prácticos y en primer lugar el reto era enseñara a nuestros vecinos el establecimiento de huertos orgánicos, comencé y la experiencia ha sido satisfactoria, pues ya he enseñado a 12 personas que actualmente les apoyo técnicamente con lo que aprendo en las capacitaciones que yo recibo.

Como premio a este esfuerzo he tenido la oportunidad de tener formaciones personales que me han enseñado a: ser tolerante, aprender a pensar lo que voy a decir, mejorar mi forma de pensar, todo este aprendizaje, le ha dado un giro a mi vida, pues he incorporado algo muy importante a mis conocimientos, con toda esta formación siento como un nuevo trabajo, el cual lo he prendido después de 5 años.

Como conclusión de mi participación en el proyecto que desarrolla FUNDESYRAM y CDP, puedo decir: he logrado un aprendizaje muy bonito, me ha cambiado la vida al saber que puedo hacer algo muy especial y a la vez, me ayuda a conocer a mis vecinos valorar todo lo que tenemos en mi comunidad, actualmente va creciendo el número de vecinos que cultivamos nuestras verduras y plantas ornamentales.

Además como parte la práctica de enseñanza, actualmente soy responsable de la enseñanza y dirección del grupo empresarial producción de teñidos en añil, podemos decir que después de recibir la formación básica, hemos encontrado un medio de trabajo, en el cual hemos aprendido técnicas y manejo de añil, confeccionamos nuestras propias prendas, diseñamos y pintamos. Para ofrecer muestro producto al mercado, lo que nos permite tener una convivencia con mis compañeras.

Les invito a participar y conocer la experiencia de practicar la extensión comunitaria que promueve FUNDESYRAM y CDP, y verán que bonito y agradable es enseñar a nuestros vecinos.

“Estamos haciendo grandes cambios con pequeñas actos que los jóvenes hemos realizado y faltan por realizar para que cada joven tenga una forma digna de vivir”

21 - ME HE SUPERADO CON LA AGRICULTURA ORGANICA Y EMPRENDEDURISMO
Raúl Antonio Mendoza, FUNDESYRAM

Abel Ramírez, habitante de comunidad el Carrizal, Santo Domingo de Guzmán, productor de hortalizas y frutas, además cuenta con una alta experiencia en producción de especies menores como cerdos y pollos.

Don Abel está súper convencido del trabajo que está realizando en conjunto con la comunidad organizada y con el apoyo de FUNDESYRAM, en su caserío el desarrollo es bastante notable en temas de alimentación, producción y comercialización de productos locales, ya que sus vecinos han alcanzado un nivel de organización bastante aceptable, por medio de las capacitaciones y de intercambios de experiencias que se realizan, ya que ellos producen alimentos orgánicos los cuales además de beneficiar su salud, también aumentan los beneficios de su bolsillo, pues se evitan de la compra de frutas y verduras, ellos las producen.

Además ellos tienen la opción de comercializar directamente con los consumidores finales, esto se logra con el esfuerzo de toda la comunidad atreves de lo que son las FERIAS, donde su principal objetivo es dar a conocerse y promocionar los diferentes productos que su misma comunidad produce. También existen emprendimientos de panaderías, granjas de cerdos, pollos, producción de dulces artesanales, producción de hortalizas y una variedad de productos que sus habitantes pueden ofrecer.

Don Abel es un productor que está implementando varias tecnologías socialmente apropiadas, que se adaptan a sus necesidades, y que están logrando un mayor reconocimiento del trabajo comunitario, por ejemplo en su hogar se está aprovechando el estiércol de los cerdos, que es procesado por un biodigestor y como resultado del proceso de fermentación se está logrando obtener gas, el cual es utilizado para la cocción de alimentos.

Otra de las cosas que don Abel está aprovechando es el producto líquido que se obtiene al final de la cámara de gas conocido como BIOL, el cual es utilizado como fertilizante foliar en sus cultivos, varios de sus vecinos al igual están aprovechando este producto, ya que está disponible en su propia comunidad. Todo esto, aporta al trabajo en equipo, y al aprovechamiento de productos locales.

“Todo lo que hago, además de implementar tecnologías apropiadas, que se adaptan a sus necesidades y que están logrando un mayor reconocimiento del trabajo comunitario”

22 - HOY SOMOS CAPACES DE IDENTIFICAR LOS PROBLEMAS Y DE PODER DARLES SOLUCIÓN
Medardo Francia Zelada, FUNDESYRAM

La Fundación para el Desarrollo Socioeconómico y Restauración Ambiental (FUNDESYRAM) , por medio de su metodología de trabajo y proyectos implementa el desarrollo comunitarios para superar sus necesidades, ya sea, de cada una de las familias y las comunidades.

Mi comunidad no es la excepción y es evidente el cambio a través del trabajo realizado por la FUNDACION, ya que por ser una comunidad ubicada en una zona cafetalera y por ser una finca privada, esto nos limitaba poder desarrollar un determinado proyecto en la zona, la comunidad contaba ya con una base organizativa una Asociación de Desarrollo Comunal (ADESCO) esto nos facilitó el ingreso de la FUNDACION a nuestra comunidad. FUNDESYRAM a través de su equipo técnico, nos presentaron el proyecto, nos capacitaron en cuanto a Fortalecimiento Organizativo, Formulación y gestión de proyectos, Seguridad Alimentaria, Huertos y otras. Lo que nos abrió la oportunidad de superarnos y dar a conocer como comunidad ante muchas instituciones gubernamentales y no gubernamentales. Aprendimos a darnos cuenta de que las dificultades no existen en la mente de los que desean un mejor futuro, pero, que si existen en la mente de los negativos. Ahora, en mi comunidad existe una organización bastante fortalecida, somos capaces de identificar los problemas y de poder darles solución a estos.

Ahora trabajamos en base a un plan de trabajo, el cual es elaborado cada año por los mismos miembros de la Asociación de la comunidad algo que antes no contábamos con ello. Con la llegada y la participación de FUNDESYRAM a la comunidad cambio la manera de vivir, la forma de pensar y de actuar de muchos de mis vecinos, y amigos, aprendimos a no estar esperanzados a depender solo del cultivo y producción de café , a no decir que no se pueden hacer las cosas, se aprendió por cada uno de los participante a producir hortalizas con prácticas agroecológicas, cada quien en los patios de su casa, a criar especies menores ( aves , conejos ,cabras , ovejas peli buey) en lugares reducidos.

En las familias, nació y aumentó la autoestima en muchos de los habitantes, sé mejoró y fortaleció la participación de la mujer en la toma de decisiones, por lo que en la actualidad contamos con un grupo de productores y productoras de hortalizas y especies menores, contamos con un terreno en comodato, el cual ha sido adquirido a través de la gestión de la ADESCO,

A demás de todo lo antes mencionado, se ha concientizado a los habitantes en cuanto al cuido del medio ambiente, a la no deforestación, no a la quema, a hacer obras de conservación de suelos, manejo de los desechos sólidos y orgánicos, estos últimos están siendo procesados y utilizados en la producción de los huertos caseros. En cuanto a los desechos sólidos estos están siendo recolectados por los habitantes a través de campañas de limpieza impulsadas por la ADESCO y promotor de salud, con las botellas plásticas que se están recolectando se están elaborando canastas para maceteros en el Centro Escolar, en esto, participan las niñas, niños y padres de familia, al igual que las personas que tienen negocios están participando en la recolección; los desechos se están vendiendo a los chatarreros.

Por lo que podemos deducir, que mi comunidad ha cambiado significativamente en el área organizacional, productiva, económica y ambiental, todo esto a partir del trabajo que FUNDESYRAM desarrollo en su momento a través de sus equipos técnicos.

“Por parte de la Asociación de Desarrollo Comunal del Caserío Pretoria (ADESCOCAPRET), nuestros agradecimientos a FUNDESYRAM y al equipo técnico por su arduo trabajo desarrollado en beneficio de las familias y sus comunidades más desposeídas”

23 - AHORA SOY UN LÍDER QUE PROMUEVO LA AGROECOLOGÍA Y LOS DERECHOS DE LA NIÑEZ
José Mauricio Saldaña, Tacuba, Ezequías Méndez, FUNDESYRAM

Vivo en la comunidad El Jícaro, Caserío El Carrizal, soy el presidente de la Asociación de Desarrollo Comunal, ADESCO, desde que inicie el proceso de formación como Extensionista Comunitario con FUNDESYRAM he tenido muchos cambios en mi vida. Me empecé a formar como un líder comunitario por medio de diversas capacitaciones, trabajando con un grupo de productores, a enseñarles las capaciones recibidas, como la elaboración de insumos orgánicos para producir hortalizas y siembra de frutales; esto, como una forma de poder devolver lo aprendido a más vecino para que nos superemos al ponerlas en práctica en nuestra comunidad.

Ahora cultivo hortalizas como pepino y tomate además tengo una parcela de árboles frutales con manejo agroecológico, y me siento muy contento por el apoyo recibido de parte de FUNDESYRAM. Yo siento que la formación me ha ayudado en lo personal porque tuve la oportunidad de ser miembro de la junta directiva de la empresa agrotropical, además soy presidente de la ADESCO de mi comunidad, los compañeros de la ADESCO.

Pero ahora, una de las cosas más importantes de mi vida, es que me han delegado para participar como miembro del Comité de Vinculo Solidario de la comunidad, donde FUNDESYRAM y Ayuda en Acción, nos han motivado a trabajar para la superación de la niñez de la comunidad, es una experiencia muy bonita al poder trabajar con la niñez en temas de promoción de derechos, y el conocimiento de la ley LEPINA y desarrollar más actividades que beneficien a la niñez de las comunidades y poderles abrir sus mentes para su superación, nuestro sueño es que cuando ellos y ellas sean grandes apoyen también a la niñez de su época; por ahora, también la niñez se mantienen ocupados aprendiendo y haciendo acciones positivas

24 - HEMOS APRENDIDO QUE EL MEJORAMIENTO LA COMUNIDAD DEPENDE DE NOSOTROS
Francisco Elvir Rodríguez, FUNDESYRAM

Los cambios de actitud y aptitud no son cualidades que se cambian de la noche a la mañana, como se dice popularmente, es cosa de tomarse un tiempo prudencial para poder obtener dichos cambios.

FUNDESYRAM, como una entidad de cambio con los productores y productoras de las zonas de intervención, tiene más de 15 años de operar, facilitando el cambio de actitudes y aptitudes de personas involucradas en el desarrollo socioeconómico y de restauración del medioambiente.

Esto provoca hacer interrogantes a los actores directos en estas zonas, como son líderes y lideresas de comunidades donde el accionar de la Fundación se ha hecho sentir: ¿Qué cambios han ocurrido con esta presencia en las comunidades?

Cualquier productor o productora que conoce de la presencia de FUNDESYRAM menciona que los cambios son muchos, pero que lo que más les ha impactado tanto a ellos como a las comunidades mismas es la elaboración y uso de los insumos orgánicos, que en vez de quemar los rastrojos hay un manejo adecuado de ellos, que conocen de la metodología incluyente donde hombres y mujeres tienen la misma importancia en el desarrollo de las comunidades, que el ambiente cada día está siendo menos contaminado por los agroquímicos y que son las mismas comunidades las que pueden revertir estas situaciones, que en el marco de la metodología “aprender haciendo, enseñando” hay actividades productivas (emprendedurismos), que valen la pena imitarlas para poder tener un desarrollo socioeconómico aceptable para cualquier familia de la zona.

25 - FUNDESYRAM MEJORO LA CALIDAD DE LA ALIMENTACIÓN FAMILIAR
Marilú Ramírez Francia, Pretoria, Apaneca, y José Jesús Córdova Miranda, FUNDESYRAM

FUNDESYRAM vino a mi comunidad en el año 2003; ellos nos apoyaron con diferentes iniciativas a un promedio de 50 familias. Dentro de esas alternativas para mejorar el nivel de vida y propiciar en un primer momento la seguridad alimentaria estaba el apoyo con módulos de aves. Yo ya tenía gallinas indias pero el manejo no era el adecuado; no vacunábamos, las gallinas andaban sueltas y eso producía que se las robaran y era bien difícil comer huevos ya que estas hacían sus nidos dentro de los cafetales.

FUNDESYRAM con el apoyo financiero del Socorro Popular Francés me apoyo con 10 gallinas de la raza Plymouth rock barred y un gallo, tela de gallinero y capacitación en el manejo de la sanidad animal y alimentación. Esto para mi significo la semilla y me hice el reto personal de mantenerla; es así como después de 13 años aún conservo mi modulo, el cual actualmente es de 25 gallinas y 4 gallos. Me siento muy orgullosa de haber tomado esta decisión y también agradecida con FUNDESYRAM por haberme tomado en cuenta y cambiar positivamente mi vida y la de la familia, entre los efectos positivos que hemos obtenido se encuentran: Aprendió a tener encerradas las aves, a brindar el manejo adecuado, una alimentación que suple las necesidades de las aves, no se las roban, ha mejorado la alimentación familiar, los ingresos económicos, aprovechan la producción de huevos, es una forma de ahorrar, es el “Banco vivo”.

Actualmente la producción de aves en la comunidad Pretoria es liderada por Marilú, ella produce semanalmente 140 huevos, sus gallinas son alimentadas con desperdicios de comida, forraje verde, maicillo mezclado con concentrado.

“Son pocas las familias que sostienen sus iniciativas por 13 años y las que la hacen es porque estas llegan a ser parte de su vida”.

26 - LIDERESAS ESTÁN PROPICIANDO LOS CAMBIOS EN LAS COMUNIDADES
Asociaciones de mujeres de San Pedro Puxtla y Santo Domingo, Reina Valencia, FUNDESYRAM

La participación de la inclusión política de la mujeres ha sido uno de los mayores objetivos que se ha realizado a través de diferentes políticas públicas en el país, pero las comunidades como San Pedro Puxtla y Santo domingo de Guzmán supieron de ella por medio de FUNDESYRAM hace muchos años atrás, donde los técnicos y técnicas se acercaron a las mujeres enseñándoles que eran las organizaciones de mujeres y la incidencia que podían realizar en sus comunidades para el mejoramiento de las mismas. Se hizo énfasis en la preparación de la mujer en proyectos que podían cambiar su vida y el entorno familiar, poco a poco, con pequeños cambios que podía realizar, desde los huertos caseros que podían realizar en pequeños espacios, la organización de mujeres, el auto ahorro (una de las acciones más exitosas que las mujeres mencionan), el emprendedurismo (la asociación de mujeres de Santo domingo de Guzmán son las que le hace relevancia).

La presidenta de la Asociación de Mujeres Emprendedoras de Santo domingo de Guzmán, Noemí de Vásquez explica que hace 16 años FUNDESYRAM se acercó a la comunidad y les enseño los beneficios de la agricultura orgánica y como podía cambiar su entorno familiar y lo principal aprendieron que las mujeres podían realizar cambios en su vida por medio de conocer sus derechos, para lograrlo tenían que hacer la incidencia en su comunidad, lo más fuerte fue en la comunidad el Zarzal y el Carrizal, en esos días, fueron las primeras veces que escucharon el concepto de lideresas.

Durante este periodo la Asociación de mujeres de Santo Domingo se ha convertido en un grupo organizado de mujeres emprendedoras, que integran la Red de Asociaciones de Mujeres del Occidente de El Salvador, denominada RAMOES. Los emprendimientos de las mujeres de Santo Domingo van desde bordados, dulces típicos, jaleas artesanales, mini tiendas, crianza de aves, y huertos orgánicos los cuales son vendidos en ferias y en negocios propios que ellas han establecido.

FUNDESYRAM también les enseño como realizar planes de negocios y como mejorar sus emprendimientos, que siempre tienen que mejorar la cálida de sus productos por medio de talleres que constantemente reciben en su comunidades ya sea por gestión propia, ellas también realizan gestiones para proyectos comunales, ya que son una asociación de mujeres legalmente constituida.

El auto ahorro en la comunidad El Cortes, es importantísimo, como lo comenta luz Antonia Melara ya que las mujeres han comprendido que el ahorro y la administración pueden fortalecer sus pequeños negocios y superar las necesidades básicas adentro de la comunidad. Han avanzado y ya las mujeres han constituido su cooperativa de El Cortez, compuesto por la asociación de mujeres del municipio de Puxtla.

Otra de las mujeres que ha se fortalecido es doña Cándida García ya que realiza cultivos orgánicos, crianza de aves, tilapias y una mini tienda, ellas recuerda que cuando empezó con este proyecto no sabía cómo iba cambiar su vida y la de su familia, explica que nunca pensó que una de sus mayores logros es la importancia que las mujeres comprendan de los derechos que las mujeres tienen y que son agentes de cambio comunal.

27 - LO QUE APRENDO COMO JOVEN LO COMPARTO CON OTROS JÓVENES Y LA COMUNIDAD
Noé Osorio, Ahuachapán, Bianca Wulz, HORIZONT3000

Noé Osorio, con la edad de 28 años vive en Ahuachapán y tiene un terreno en una comunidad del municipio Ahuachapán, donde se dedica a la agricultura orgánica. Cada día a las tres de la mañana empieza a regar sus hortalizas orgánicas y dar comida a su caballo. Participo en un proyecto con FUNDESYRAM donde él aprendió como trabajar en agricultura sin químicos, como promover y vender sus productos, como valorar y consumir comida sana y nutritiva, como ser líder de un grupo Juvenil, como representar su grupo en la Coordinadora Intersectorial de la Juventud del Occidente de El Salvador (CIJOES) y como trabajar en pro de su comunidad y de la Juventud a nivel comunitario, municipal, nacional e internacional.

Noé Osorio cultiva hortalizas principales como tomates, chile verde, cebolla, maíz, frijol y yuca e involucra su comunidad en la venta de los productos “vendo a ellos las hortalizas, para que ellos vendan a las demás personas es una cadena que empieza primero con las personas de la comunidad”. Es decir que Noé no solamente ayuda al medio ambiente sino a su comunidad a través de generar ingresos para los y las vecinos y vecinas, a los cuales venden hortalizas sanas en la misma comunidad y alrededor y al mismo tiempo consumen alimentos sanos.

Noé no es el único beneficiario en su comunidad y dice: “Los pequeños cambios que he visto en la comunidad más que todo juvenil, es el empoderamiento que cada joven hombre y mujer han tenido a lo largo del tiempo en los que con diferentes proyectos FUNDESYRAM nos han reforzado el conocimiento y el dinamismo en cada uno y una”.

A través de los proyectos de FUNDESYRAM, están fortaleciendo y capacitando la juventud del occidente de El Salvador, no solamente Noé Osorio ha sido apoyado. “Es una alegría ver que los jóvenes ya no se sienten como el futuro sino como el presente y estamos haciendo grandes cambios con pequeñas actos que los jóvenes hemos realizado y faltan por realizar para que cada joven tenga una forma digna de vivir”.

Noé, conjunto con jóvenes de su grupo de juvenil ADJ y la CIJOES promueven y apoyan el cuido del medio ambiente, la alimentación sana y la formación personal de cada persona para lograr un desarrollo positivo de su comunidad y del país El Salvador.
“En lo personal, trato lo más posible no contaminar el medio ambiente consumir productos que sean más biodegradables y soy más activo en el desarrollo social de mi entorno”

28 - MI PERFIL PERSONAL DE VIDA SE HA DESARROLLADO
Kelvin Enrique Mendoza, FUNDESYRAM

Mi camino hacia el desarrollo inicia desde el momento en que se me dio la oportunidad de participar en una capacitación de agricultura orgánica y elaboración de insumos orgánicos, por parte de los proyectos de FUNDESYRAM. A un principio si fue muy difícil, muchos me decían no lo lograras, pero me convencí que todo en la vida requiere de mucho esfuerzo, y hay que aprender a saber ganar batallas, como los buenos luchadores que vencen hasta el final, sobre todo, si hay que aprender a no rendirse en las circunstancias de la vida.

Esto me motivo y me hizo reflexionar y en ese momento dije, de esto me agarro yo. El estar participando en estos proyectos, no solo me he visto favorecido económicamente y socialmente sino que en mi familia saben lo que hago y me apoyan, saben que es de suma importancia y me dicen esto le permite a uno ganarse la vida honestamente y no andar en malos pasos

Cuando empecé completamente no conocía nada del tema y ahora si he adquirido conocimientos que no los conocía. La agricultura orgánica es mundo amplio, ahora cultivo mis propios alimentos y hortalizas que se consumen en mi familia.

De los resultados que he obtenido por ejemplo en mi comunidad hemos hecho cambios notables, hemos ganado terreno a la agricultura convencional, con la agricultura orgánica aunque hemos avanzado demasiado falta mucho que recorrer.

En base a la motivación que muchas personas han visto, como yo he podido caminar en la agricultura orgánica, me he dado cuenta que no tengo que quedarme solo con esos conocimientos y ahora los Aprendo, practico, y comparto. Aunque he ganado muchas experiencias comprendo que me falta mucho que aprender. Mi objetivo principal es seguir sumando sabiduría día a día!!
“Suceda lo que suceda en tu vida, No desistas, Sigue avanzando, nunca bajes los brazos…Siempre encontraras el sol de nuevo que te hará sentir más fuerte y con ganas de andar de nuevo”

29 - CAMBIOS IMPORTANTES EN COMUNIDADES UNIDAS DE COMASAGUA
Rafael Huezo y Carlos Mendoza, FUNDESYRAM

Don Humberto Alemán, productor de la zona, nos narra el proceso” la comunidad San Chico, junto con otras comunidades de El Refugio y Uganda, se nos conoce como Comunidades Unidas. Estamos ubicados en Comasagua, en la parte norte del Municipio”.

Comunidades Unidas, en su mayoría la conformamos agricultores, algunos propietarios y otros colonos de las fincas de café, nuestros ingresos dependen del trabajo en las fincas de café. Nuestra comunidad antes de agosto de 2015, ya teníamos la enfermedad de la roya en el café y no la tratábamos. También se incrementaron otras enfermedades como la cercospora, ojo de gallo y plagas como el piojo blanco por lo que los cafetales comenzaron a bajar su producción. Además de ello el precio bajo, no alcanzaban para darles mantenimiento y no teníamos asistencia técnica. Por lo que la producción de café se vino abajo. Esto provoco que nos desilusionáramos del café y buscábamos otros cultivos.

Fue en agosto de 2015, que tuvimos el primer contacto con los técnicos de FUNDESYRAM, que nos hablaron de la Iniciativa de Cosecha Azul. Comenzamos con guiar a los técnicos de DISAGRO junto con FUNDESYRAM, para reconocer los linderos de las fincas y fuentes de agua que estaban en el sector, porque estaban haciendo un levantamiento de los terrenos del rio Refugio. En noviembre iniciamos la capacitación para elaborar insumos orgánicos. Fuimos a recoger microorganismos a una montaña que estaba cerca. Hicimos activados de microorganimos. Se nos explicó su función, dosis y como utilizarlos, comenzamos a ocuparlos en nuestras fincas.

Para enero de 2016, junto con el grupo de jóvenes, en la comunidad se instaló una cámara térmica, con el fin de producir hijos de plátano. Hicimos la construcción, la preparamos, se consiguió la semilla de plátano, se preparó y se sembró. Las variedades que hicimos en ese entonces fueron plátano enano y el grande. En mayo se logró producir y vender 300 hijos de plátano.

En febrero 2016, el grupo de jóvenes fue motivado a que pusieran un huerto comunitario de hortalizas, utilizando insumos orgánicos. Lo que sembraron fue rábano, chile y berro. Por medio de los técnicos, se logró que vendieran la producción a la Cooperativa de la Canasta Campesina en Comasagua. En la actualidad, solo se han quedado con en el berro, por ser el que mejor se da y siguen vendiendo a la cooperativa.

También hemos tenido experiencias que nos han ayudado a mejorar nuestros conocimientos. Se realizaron viveros de café, donde nos dieron la plantines, la bolsa y asistencia técnica; la comunidad puso el resto de materiales y mano de obra. Participación en giras con productores para conocer otras variedades resistentes a la roya y que se den en nuestros terrenos. Pudimos conocer variedades como: Portillo, Marsellesa, borbon 300.

Finalmente a partir de septiembre de este año hasta noviembre, se ha participado en escuelas de capacitación agrícola en café, ECAS, donde se ha recibido y hecho practicas sobre: importancia de los análisis de suelos, variedades de café, manejo de plagas y enfermedades de café, elaboración de insumos orgánicos como caldo ceniza y prácticas de cosecha para mejorar la calidad de café.

Con todo lo anterior, se ha logrado que en nuestra comunidad haya cambios importantes, el principal, es que hayamos recuperado el interés en el café en la zona. No solo seguimos sembrándolo sino, haciéndolo de una mejor manera: Sembramos variedades resistente a la roya; hacemos nuestros propios viveros; Usamos insumos orgánicos y menos químicos; Sembramos al tres bolillo; hacemos terrazas individuales y algunas banquinas. Con todo lo anterior: mejoramos nuestras fincas, aumentamos nuestras ganancias y protegemos los nacimientos de agua.

30 - EN LA COMUNIDAD EL CORTEZ HAN CAMBIADO MUCHAS COSAS
Luis Alfonso García, ADESCO del Cortez y Efraín Ortiz Cerritos, FUNDESYRAM

Desde que FUNDESYRAM llego a San Pedro Puxtla fue que conocimos de otras técnicas de trabajar en agricultura, como trabajar en conservación de suelos, manejo de cultivos tutoriados para el pepino, chile, tomate, pipián. FUNDESYRAM nos enseñó el buen manejo de frutales como anona, jocote y tamarindo que tradicionalmente hay en el cantón, nos enseñó a vacunar las aves que nadie lo hacía en la comunidad; aprendimos a trabajar con sistemas de riego artesanales con poliductos y arietes.

FUNDESYRAM nos hizo entender que podríamos estar organizados para trabajar en grupo para mejorar el precio de nuestros cultivos y granos básicos, organizarnos en la venta de nuestras frutas; nos enseñó de la importancia de hacer diagnósticos y determinar nuestros problemas, para después hacer pequeños proyectos, ejecutarlos y administrarlos en beneficio principalmente de la comunidad.

Aquí desconocíamos de estar organizados y mucho menos de trabajar con comités y es así que desde el 2000 que FUNDESYRAM está en la zona hay grandes cambios, que tal vez pocos creen y se acuerdan, pero nosotros éramos junto con el cantón El Escalón de Guaymango, unas comunidades que vivíamos casi exclusivamente de los cultivos de granos básicos, de engorde de tuncos y gallinas y de algunos frutales, y teníamos la costumbre de que en temporadas de cortas de café principalmente en noviembre, diciembre, enero y febrero, existían hasta 5 camiones que cada quincena nos venían a traer para las cortas en fincas café de Santa Ana, Santa Tecla y Ahuachapán.

En la comunidad no teníamos las costumbres de otros trabajos y mucho menos que hombres, mujeres y jóvenes participaran en la organización comunitaria, desde que FUNDESYRAM ha existido en la zona es que cambiaron muchas cosas en El Cortez, hoy estamos organizados y hasta dos ADESCO hay, en la comunidad hay siempre dificultades paro hay mayor participación de mujeres y jóvenes de la comunidad, hay casa comunal, hay clínica, hay hasta bachillerato a distancia, hay centro de bienestar infantil, hay cultivos y huertos orgánicos, sistema de autoahorro, emprendimientos especialmente manejados por mujeres y jóvenes, hay laboratorio de cultivo de tejidos y muchas otras cosas que gracias a que FUNDESYRAM nos dio algún apoyo para iniciar la labor; pero lo principal es que nos enseñó a gestionar ante muchas instituciones, es así, que hemos logrado mucho beneficios en la comunidad, gracias a que FUNDESYRAM nos enseñó a participar.

Podemos decir que el trabajo de FUNDESYRAM en la comunidad ha tenido éxito, porque antes carecíamos de muchas cosas y oportunidades hoy las instituciones gubernamentales y no gubernamentales se acercan y toman muy en cuenta la organización comunitaria, últimamente tenemos los comités de jóvenes y de mujeres que son muy activos en la búsqueda del desarrollo comunitario.
“El mejoramiento de la comunidad El Cortez y de los pobladores se mira a simple vista, siempre hay problemas porque no los vamos a negar, pero hemos aprendido con FUNDESYRAM que solo participando unidos en la comunidad es que los vamos a solucionarlos”

31 - NUNCA HAY QUE DEJAR QUE LOS PROBLEMAS NOS DESANIMEN
María del Carmen Sánchez, Tacuba y Nelson R. Flores, FUNDESYRAM

Hace pocos días recordaba junto a mi marido Jesús Hernández, cómo era hace diez años el caserío Los Hernández del cantón El Rosario de Tacuba, lugar en el que vivo junto a mis hijas, hijos y nietos. En ese entonces nos visitaba un ingeniero agrónomo de una institución de Gobierno, que junto a mi marido pusieron un vivero de plantas de café y forestales, pero un día el ingeniero se fue y mandaron a traer todas las plantas sin decirnos nada, así perdí la confianza en participar en reuniones, cuando venían las ONG o instituciones del gobierno a invitarme, la gente del caserío pensaba igual, pero hace tres años que dije voy a participar de nuevo porque esa institución que le dicen FUNDESYRAM, ha logrado cambios en esta comunidad.

También me había dado cuenta que el caserío tenia serios problemas con la calidad del agua que bebemos, los bichos (niñas y niños) se me enfermaban seguido del estómago al igual que yo y mi marido, pero la vecina, la niña Catalina, que ya tenía un filtro para purificar el agua, desde hacía seis meses ya no tenía esos problemas, además se habían protegido dos ojos de agua (vertientes) y la gente del otro lado del cerro tenia agua todo el tiempo. ¡No crea que fue por interés, al filtro! Más bien quería saber qué otras cosas se hacían en la organización, que entonces se reunían donde don Alonso Molina. Ahí me di cuenta que se trabajaba en huertos orgánicos, elaboración de abonos, extractos de plantas, manejo de pollos y gallinas, captación de agua de lluvia, elaboración de encurtidos, derechos de la mujer y jóvenes y otros que se me olvidan.

Los cambios que a mi modo de ver son los más importantes que ha habido aquí son, tenemos un comité donde nos reunimos para aprender, a mí ya no me da pena hablar ante la gente y practico casi todo lo que me enseñan, fíjese que hace poco hice un trueque con una señora, por dos Chachas (aves silvestres domesticadas) me dio seis pollas que más adelante pondrán huevos. Como 60 familias beben agua de buena calidad, contamos con una parcela orgánica donde se siembran hortalizas y antes solo maíz, ni tan siquiera frijol sembrábamos, hoy hasta 20 tilapias tenemos en un pequeño estanque. ¡Pa Que le vua mentir¡ (Para que le voy a mentir) con lo que siembro adicional en verduras, frutas, crío pollos, gallinas y pescado comemos mejor y hasta voy a vender al pueblo todos los miércoles. Esos centavitos antes no llegaban y me sirven para otras cosas que se ocupan en la casa.

Lo que me gusta es que nos solo soy yo, sino que también otras familias del caserío las que están cambiando poco a poco. La gente cuando es de trabajar para la comunidad no reniega, antes del invierno repararon la calle de acceso al cantón, eso es ser solidarios. Creo que debe seguirse apoyando a la gente de la comunidad, pero así como lo hacen ustedes, porque si bien le dan materiales que por ser pobres no podemos comprar, también valoran nuestro esfuerzo en construir o seguir dándole mantenimiento y buen uso a las cosas; también los técnicos están viniendo seguido a visitarnos para ver como avanzamos y aclararnos las dudas que tenemos. Las reuniones me parecen bien por lo prácticas que son y se nos queda más lo que enseñan. Lo único que me queda retirado quisiera que las hicieran cerca de la casa y más seguido, termina diciendo doña María con su sonrisa peculiar.
“Lo que me gusta es que nos solo soy yo, sino que también otras familias del caserío las que están cambiando poco a poco”

32 - YO CAMBIO MI COMUNIDAD CAMBIA
Fermin Lue, Productor y experimentador Nahuizalco y Manuel Vega, FUNDESYRAM

En esta comunidad Pushtan, de Nahuizalco, Sonsonate, nos enfrentamos ante situaciones que a veces consideramos que son muy difíciles de controlar, desde hace ya varios años venimos luchando con las ideas de encontrar una forma de poder trabajar y hacer que nuestras tierras sean mejor aprovechadas; consideramos que cambiando nuestras prácticas agrícolas es posible encontrar solución a muchos problemas.

Pero además nos enfrentamos ante otras situaciones que no nos permitían ser o tener mayor participación e inclusión en distintos procesos, es asi como desde hace ya algunos años (8) venimos conociendo instituciones que nos han dado a conocer algunas formas de trabajar, y de pronto llegan y se van, pero en esta oportunidad quisiera referirme y contar de la experiencia que en este desde el inicio de este año hemos iniciado con el apoyo de FUNDESYRAM y sus cooperantes HORIZONT3000, DKA, BSIN de Austria, hacen realidad un proyecto que ha venido a hacernos cambiar; ya estamos muchas familias cambiando la estrategia tradicional de trabajo por una estrategia más sólida, más integrada, y que nos da oportunidad de fomentar nuestros conocimientos.

Entre otros, se le está aportando a: 1) En la parte de la organización, puedo decir que estamos aprendiendo a ser una comunidad unida en la que integramos a hombres y mujeres, que nos dedicamos a diferentes actividad tanto agrícola como de comercio. 2) En cuanto a la capacitación, ha sido un componente muy amplio en el que también tenemos acceso todo y todo, y lo mejor es que aprendemos hacer cosas muy útiles no solo para cultivar, sino además para el desarrollo de nuestras habilidades para la vida.3) Los jóvenes, que por momento tiene acceso, están siendo muy fortalecidos en temas de interés que les van a servir en el futuro. 4) El rescate de los conocimientos culturales y saberes ancestrales, se está fortaleciendo gracias al apoyo que se le brinda a todos los temas culturales, como la religión, la lengua, el vestuario, las costumbres, algo que en otras oportunidades no ha sido bien visto, ahora nos enseñan y nos dan espacios para compartir nuestras ideas y experiencias como familias autóctonas, es muy importante el espacio que se nos da para poder salir a compartir con otras comunidades. 5) Lo que a mí personalmente me a gustado más y me motiva a seguir adelante, es que realmente estoy convencido de que podemos cambiar nuestra forma de producir, en esta comunidad la mayoría de productores nos dedicamos a la producción de hortalizas, pero además hacemos productores de frutales y café y en esta parte es la que estamos conociendo que no debemos aferrarnos a una sola clase de cultivo, estamos aprendiendo mucho a diversificar nuestras fincas y parcelas.

También ya hacemos nuestros insumos orgánicos, estamos mejorando nuestros suelos y nuestra salud porque ya no consumimos alimentos muy contaminados estamos haciendo lo que nos corresponde hacer para poder llevar alimentos sanos a nuestra familia, y queremos seguir en esta línea, producir orgánicamente y alcanzar un nivel alto.

“Queremos llegar a dar fe de que no queremos seguir con la agricultura convencional, demostrar que si es posible formarnos y educarnos en agricultura orgánica, implementar con prácticas amigables y favorables para el medio ambiente y para nosotros mismos, principalmente queremos involucrar y dejar un buen legado a nuestros hijos pequeños y abuelos”